sexta-feira, 18 de fevereiro de 2011

um encontro...

¿Quién cabalga por la noche y el viento,

lleva al niño en los brazos con cuidado?

Es el padre que lleva a su pequeño,

que lo arropa, que lo tiene agarrado.

¿La cara ocultas, hijo, con espanto?

¿ No ves , padre mío, al rey de los elfos,

al rey, sí , con la corona y el rabo?

Hijo, no es más que de la niebla un velo.

<

hermosos juegos jugaré contigo.

Hay flores coloridas junto al río.

Mi madre te hará de oro un atavío.

Oh padre mío ¿no oyes, padre mío,

cuanto el rey me promete con dulzura?

Calma, ten calma y guarda silêncio, hijo,

el viento entre hojas secas ya sussurra.

<<¿Quieres venir conmigo, oh bello niño?

Mis hijas, verás, te cuidan con mimo,

bailan, cantan, te mecen y te aarulan.>>

Oh padre ¿cómo es que no ves allí,

en aquél lugar lúgubre, a sus hijas?

Hijo, hijo mío, veo muy bien, sí:

viejos y grises sauces son que brillan.

<<>

Si no cedes, emplearé la violencia.>>

Padre, padre mío, ahora me agarra,

el rey de loselfos ya me lacera.

El padre se aterra y veloz cabalga,

llega a la granja tras un gran esfuerzo.

Tiene en brazos al niño que se encana.

En los brazos tiene al niño: está muerto.

_ El Rey de los Elfos - Goethe, 1782.

Um comentário:

floratarumim disse...

Esse poema é demais.
Ps.: AS fotos do face ficaram mt boas...vc é uma ótima fotógrafa. Adorei as fotos das estátuas especialmente